Palacio de Villa NeNa (23, No. 1002)

Benito German Peña Galvez

Habanero de nacimiento y amante de la arquitectura de su ciudad. Estudió Ingeniería Mecánica en la CUJAE.

El bello palacete ecléctico de 23, No. 1002, esquina 4 en el Vedado (Villa Nena), fue un proyecto del arquitecto Eugenio Rayneri Piedra, de principios de la década de 1920, para una de las residencias familiares del rico hacendado y propietario gallego Antonio Rodríguez Vázquez, su esposa Lucía Cintra Rojas (con quien se casó en 1893) y sus tres hijos: Antonio Helier, Gustavo y Noemí, quienes residieron en el lugar hasta los años 50.

La familia Rodríguez – Cintra fue también propietaria de la casa de Obispo 462 entre Aguacate y Villegas, donde vivió, y se presume que haya nacido Félix Varela.

Nacido een Lugo, Galicia, en julio de 1862, y emigrado a Cuba en 1879, Antonio Rodríguez Vázquez, luego de estar empleado como mozo de un almacén en la calle Dragones, y luego en Caibarién, comenzó a labrarse una de las mayores fortunas cubanas de principios del siglo XX.

Se aasoció, entre otros, a Marcelino de la Cantera Pirez e Higinio Pita Núñez, propietarios de almacenes de azúcar, mieles, navieras con sus muelles y lanchas en Caibarién.

En 1915, Antonio Rodríguez adquirió el central San Agustín, en Zulueta, Remedios, y, en 1918, junto a otros, funda la agencia de seguros La Metropolitana; fue, asimismo, accionista y miembro de la Junta General de la Nueva Fábrica de Hielo SA con la cerveza La Tropical.

De Villa Nena a Miramar

En 1941 inauguró el bello y emblemático Edificio Rodríguez Vázquez (de estilo Art Déco en la calle Galiano entre Concordia y Virtudes). El inmueble estaba destinado a oficinas y viviendas y luego sería rebautizado como Edificio América.

El Edificio Rodríguez – Vázquez acogería, además, el Cine Teatro América y el contiguo Cine Radio (luego cine Jigüe) ; también un espléndido restaurante cafetería en la esquina de Galiano y Neptuno, todos de su propiedad.

Más tarde, los negocios familiares fueron atendidos por su hijo mayor Antonio Helier Rodríguez Cintra, dentro de la Inmobiliaria Itálica SA, que abarcaba uno de los más importantes circuitos de cine de los años 50, y que fue incorporando el cine 23 y 12, (que compró como Astor en 1950, remodelado y reinaugurado en febrero de 1952), el cine Rodi (Línea, No. 657 entre A y B, inaugurado el 17 de noviembre de 1952) y el cine Avenida en 41, No. 5614 entre 56 y 58, en Miramar. Hay referencias de que el cine ubicado en Calzada de Güines No. 65 entre Pepe Prieto y Gabriel también era de su propiedad.

El viveirense Antonio Rodríguez falleció en 1953 a la edad de 91 años. Ya desde finales de los año 40 o inicios de los 50, Antonio Helier, (casado en 1942 con Graziella Lozano Pina), junto con el resto de la familia habían abandonado Villa Nena para trasladarse al exclusivo reparto de Miramar.

Hoy en la casi centenaria y restaurada Villa Nena radican los Estudios Taíno del MININT.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest