Natalia Broch… Cuando La Habana se sentaba al piano

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

mayo 12, 2021

Natalia Broch de Calvo nació en 1830 en la ciudad de Matanzas y después de Cecilia Arizti se le puede considerar como la mejor mujer pianista del siglo XIX en Cuba, aunque a diferencia de esta nunca se dedicó profesionalmente a la música.

De sus cualidades excepcionales hablaba su poderoso mecanismo, con igual habilidad y destreza en ambas manos, su fuego artístico y su juego de pedales

Su primer profesor fue el Manuel Fernández Caballero, músico instruido mas no brillante, bajo cuya égida aprendió la señorita Natalia Broch a tocar piezas de gran complejidad. En 1866 se rasladó la joven a La Habana y allí se convirtió en discípula de uno de los grandes pianistas cubanos del siglo XIX, Nicolás Ruiz Espadero, quien la perfeccionó hasa el punto de convertir a una aficionada notable en una artista.

Natalia Broch – Pianista

Aunque su talento fue reconocido en salones de Cuba y Europa, Natalia Broch no ofreció nuna, que se conozca, concierto público alguno. Sí animó desde el piano numerosas veladas privadas en las más aristocráticas casas, acompañándose a menudo de su voz, pues era, además una excelente cantante.

El compositor Jakob Wolf, quien la escuchó tocar en París, durante uno de los viajes de Natalia Broch quedó fuertemente impresionado por el mecanismo de la joven matancera:

«Es una gran artista, el sonido que saca del piano es desconocido en Europa y esta es la segunda vez que la isla de Cuba nos revela efectos nuevos en el instrumento, que sin dudas deben su origen a procedimientos mecánicos de que no me doy cuenta».

Murió Natalia Broch el 16 de diciembre de 1876 de forma repentina en medio del océano cuando regresaba a La Habana desde Londres luego de un viaje de recreo en Europa.

La noticia de su deceso causó profundo pesar en los círculos artísticos e intelectuales cubanos que valoraban su demostrado talento. El Diario de la Marina le dedicó las siguientes palabras:

«Era un talento superior ignorado, y esta consideración exige por respeto y amor al arte que rindamos un tributo público a su memoria».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest