Malecón Tradicional: La Casa Sarrá

Benito German Peña Galvez

Habanero de nacimiento y amante de la arquitectura de su ciudad. Estudió Ingeniería Mecánica en la CUJAE.

marzo 21, 2022

El aún bello palacete de Malecón No. 507, esquina Lealtad, conocido como la Casa Sarrá fue un proyecto de la firma «Morales y Compañía» de inicios de los 20 y diseñado por el genial arquitecto Leonardo Morales Pedroso, para residencia familiar de Octavio Averhoff Plá (Coquito) y su esposa Celia Sarrá Hernández, hermana del magnate farmacéutico e inmobiliario Ernesto Sarrá.

Los hermanos Celia y Ernesto Sarrá, junto a María Teresa, eran los tres hijos del farmacéutico catalán José Sarrá Valldejuli que consolidó en Cuba, a inicios de XX, el segundo mayor emporio farmacéutico del mundo.

La bella Casa Sarrá en Malecón y Lealtad durante su restauración
La bella Casa Sarrá en Malecón y Lealtad durante su restauración

De la Casa Sarrá al Castillo de Averhoff

Personaje muy controvertido, el abogado Octavio Averhoff, nacido en 1876 era propietario de uno de los principales bufetes desde los primeros años de la República y presidente desde 1916 de la Compañía Constructora de La Habana, una próspera empresa constructora de casas en aquella época.

Fue catedrático de la Universidad de La Habana, Secretario (ministro) de Hacienda y Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes durante el gobierno de Gerardo Machado, del que era un ferviente y muy allegado aliado.

Rector de la Universidad de La Habana en 1927, Averhoff fue responsabilizado por la expulsión de los estudiantes del Directorio Estudiantil en ese propio año.

Celia y Octavio eran propietarios, además de la Casa Sarrá, del celebre Castillo de Averhoff, allá por Mantilla, regalo de su cuñado Ernesto Sarrá, una esplendida residencia de descanso y célebre por sus fastuosas fiestas de sociedad.

A la caída de Machado en agosto de 1933, este palacete fue uno de los primeros en ser vandalizado y saqueado por las turbas enfurecidas con los principales partidarios vinculados al régimen.

Hacia 1937, cuando pudieron regresar al país, al tiempo que recuperan el Castillo de Averhoff que le había sido expropiado, el matrimonio adquiere como nueva residencia, la bella mansión de la calle 17 # 151 esq L, Vedado (también proyecto de Morales y Compañía) y que inicialmente perteneció al banquero José Ignacio Lezama Reyes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest