«Más duro que el palo de La Machina» (viejos refranes de La Habana)

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

¿Alguna vez han escuchado aquello de «es más duro que el palo de La Machina«?… Probablemente no. Y no debe extrañar; en La Habana, como en cualquier ciudad centenaria, han surgido refranes y dichos que, a lo largo del tiempo han ido desapareciendo del habla popular en la misma medida en que la referencia de origen se ha perdido.

El palo de La Machina

«La Machina» era la torre grúa que se utilizaba para arbolar los bajeles en el puerto de La Habana (colocarle los mástiles y otros aparejos), cuando en la villa de San Cristóbal se construían barcos… que se hicieron muchos, y poderosos, pero esa es otra historia.

Resulta que «machina» es una castellanización de «machine» (máquina en inglés) que adoptaron los antiguos vecinos de esta ciudad para no tener que pronunciar el «de machín», que seguro se les sonaba raro.

En el artefacto, que duró unos dos siglos en el puerto – aunque en sus últimos años de existencia no se usara para nada -destacaba sobre el paisaje circundante por su larguísimo y durísimo «palo» que dio origen al refrán y del que han llegado hasta nuestros días numerosas imágenes, porque, sin dudas, La Machina era algo que causaba admiración en sus tiempos.

Su construcción, en el año 1740, se debió al Comisario de Marina, Lorenzo Montalvo y Ambulodi, primer conde de Macuriges quien ordenó colocarla junto a la Comandancia de Marina, muy cerca del Convento de San Francisco de Asís. Hacia ese punto se remolcaban los barcos en construcción desde el Arsenal de La Habana para que fueran arbolados.

Durante la ocupación de La Habana en 1762, los británicos se dieron a la tarea de destruir todo lo que pudiera servir a la corona española para la construcción de barcos de guerra. Así, destruyeron concienzudamente tabla a tabla y piedra a piedra las instalaciones del Arsenal; y cuando nada quedó en ese lugar, serraron el palo de La Machina y se lo llevaron para Inglaterra.

Al recuperar a la «Siempre Fiel Isla de Cuba», los españoles quedaron consternados al ver que en el lugar donde hasta hacía un año se levantaba el mejor arsenal de América quedaba sólo un terreno yermo y que donde se alzaba La Machina había desaparecido toda huella de estructura construida por el hombre.

Así informaban las autoridades españolas al rey del panorama desolador que habían encontrado:

«“ (…) y acabaron de destrozar las ruedas y demás útiles de la sierra de agua (…) allá han desecho la rueda con que se movía La Machina; y con hachas han roto las puertas de los almacenes del astillero (…) no ha quedado una pieza de madera de las que existían en el Mariel, Cabañas, Bahía Honda, Matanzas y Siguanea. Todas la han serrado y embarcado (…)”

La «nueva» Machina

Lorenzo Montalvo, ascendido a Intendente de Marina se dio a la tarea de reconstruir el Arsenal y La Machina a partir de los planos de Francisco Xuares de Calderón y en poco tiempo, La Habana estuvo, nuevamente, construyendo barcos de guerra para la Armada Real.

Tras cesar la dominación española en Cuba, La Machina perdió toda importancia: la subordinación de Cuba a los Estados Unidos (que convertía a la Isla casi en un protectorado a través de la Enmienda Platt) hacía perder el sentido a la construcción de barcos de guerra para una casi inexistente marina nacional; al mismo tiempo, los veleros habían sido totalmente superados por la nueva tecnología naval.

Por todo lo anterior, en 1903 se deshabilitó La Machina; y unos años después desaparecerían también el Arsenal y la Maestranza de Artillería, vestigios grandiosos, pero ya anacrónicos de una época en la que La Habana había sido una de las principales plazas de la industria naval en el Imperio Español.

Sólo quedaría en el imaginario popular la expresión «es más duro que el Palo de La Machina», que, con el paso de los años también ha ido desapareciendo hasta quedar sólo como una referencia curiosa en algún que otro artículo de corte histórico.

5 Comentarios

  1. Dianelys González Caballero

    Interesantísima esta parte nuestra de la historia, y muy ocurrente ese perdido refrán de Más duro que el palo de la machina. Gracias por guardar esta anécdota

    Responder
  2. Yami

    Muy interesante la anécdota no conocía de este refrán ni de su historia 👍 gracias 😀

    Responder
  3. Yami

    Muy buena su anécdota no conocía del refrán

    Responder
  4. Yami

    Muy interesante la anécdota gracias 😀

    Responder
  5. Yamilaidis

    Muy buena la anécdota gracias 😀

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. De la Aduana de La Habana al Hotel Real Aduana - Fotos de La Habana - […] gran complejo, con sus tres viejos espigones: San Francisco, La Machina y Santa Clara, cuenta con grado II de…
  2. El Huracán de 1846 o la colera de San Francisco de Borja (I) – Huracanes en La Habana - Fotos de La Habana - […] Este, por el contrario, rompió todas las amarras y se fue de costado sobre el muelle de la machina,…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest