De los «ranchitos» de la calle Zanja a la tienda La Mía (+ Fotos)

Benito German Peña Galvez

Habanero de nacimiento y amante de la arquitectura de su ciudad. Estudió Ingeniería Mecánica en la CUJAE.

En los terrenos que luego ocupó esta manzana de la calle Zanja esquina Belascoaín y que fueron conocidos por «Ranchitos», se instaló el tercero de los primeros ingenios o trapiches con que contó La Habana, posterior a 1595 o primeros años del siglo XVII, fundado por el potentado Alonso de Rojas Quiñones, quien fomentó en el área aledaña un pequeño cañaveral.

Era manejado por un portugués de apellido Cadeira, y aunque era de reducido tamaño y bastante primitivo, le reportaba buenas ganancias a su propietario, pues el azúcar llegó a cotizarse en aquellos tiempos, a cuatro pesos la arroba.

De los Ranchitos de la calle Zanja a la tienda La Mía

Con el paso de los años se instala aquí mismo, el famoso alambique El Tívoli, una fabrica de aguardientes y otros licores, propiedad de don Ramón Otamendi que funcionó hasta alrededor de los años 10, por la calle Zanja, No. 88 esquina Belascoaín, y que puede apreciarse en una imagen cómo lucía en los primeros años de la República.

Alambique El Tívoli en la calle Zanja esquina Belascoaín
Así lucía el alambique El Tívoli en la misma esquina de la calle Zanja Y Belascoaín a principios del siglo XX. Por la puerta donde está parado el hombre era su entrada principal (Zanja No. 88).

Tiempo después, alrededor de los 20, se construyó un inmueble de una sola planta que, acorde a las regulaciones urbanísticas para esta arteria comercial, integraba ya el portal corrido, y donde radicó por Belascoaín, la Peletería Broadway y por la calle Zanja (luego ocupó todo el frente del edificio por Belascoaín), la casa principal de uno de los tres establecimientos de víveres finos, que con el nombre comercial de La Mía, fundara en 1929 Vicente Gil Cepero, al estilo de las tiendas norteamericanas y que luego en los años 40-50 pasaran a la propiedad del español Álvaro González Gordon (esposo de María Teresa Velasco Sarrá, la hija de Dionisio Velasco Castillo y María Teresa Sarrá Hernández, y sobrina de Ernesto Sarrá Hernández, el magnate farmacéutico e inmobiliario).

Belascoaín desde San José hacia la calle Zanja
Belascoaín desde San José hacia la calle Zanja. Foto de la primera mitad de los 40, donde se aprecia el inmueble de una sola planta (señalado con una flecha) que fuera construido a inicios de los 20, en el mismo lugar donde radicar a él Alambique El Tívoli. Funcionaron en él, entre otros establecimientos la Peletería Broadway y la tienda La Mía, antes de construirsw en el lugar el edificio que conocemos.
Zanja desde Santiago
La calle Zanja desde Santiago hacia Belascoaín. Foto de principios de los 40 en la que se observa el cartel de la tienda La Mía.
Zanja y Belascoaín, Centro Habana
La emblemática esquina de Zanja y Belascoaín alrededor de 1952. Se aprecia el edificio moderno que conocemos en la actualidad en la esquina noreste, construido a finales de los años 40. En la esquina, a la izquierda, el local que quedó tras la demolición de la antigua Escuela de Medicina y donde se construyó en los años 50 el conocido Edificio Blanco.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest