Un día cualquiera, de 1951, una abuela soñadora tomó de la mano a su nieta y la llevó a una convocatoria para estudiar ballet, la niña contaba nueve años y se llamaba Aurora...

Seguir Leyendo