Aquello tuvo un nombre: Tropicalazo, porque Venezuela consiguió lo impensable, derrotar a los bicampeones mundiales cubanos en su propio feudo del estadio de La Tropical ante...

Seguir Leyendo