El Acueducto de Fernando VII llegó en 1835 para dotar a La Habana de vías acuíferas más higiénicas y modernas pues desde finales del siglo XVI poco a nada se había realizado...

Seguir Leyendo