El Latino de mi infancia era una fiesta a la que nos escapábamos los niños de Atarés en las tardes de domingo, a buscar pelotas en las gradas de los jardines, comer panetela...

Seguir Leyendo