Cuentan que siempre fue el mar motivo de inspiración de Nicolás Guillen, y así ha quedado para la eternidad: recostado a la baranda donde empieza la Alameda de Paula, con una...

Seguir Leyendo