Quinta La Integridad Nacional (Hospitales de La Habana)

Ernesto Fumero Ferreiro

Habanero de nacimiento, ojo crítico para su historia.

marzo 26, 2021

Quinta La Integridad Nacional. En La Habana, como en cualquier otra ciudad, uno puede pasar por un lugar sin tener idea de lo que existió allí antes.

Por ejemplo, la mayoría de las personas que hoy en día pasaran por Zapata, bordeando el Castillo del Príncipe, en el tramo entre Carlos III y el Hospital Fajardo, no sabrían que en otra época estarían pasando frente a una casa de salud llamada Quinta La Integridad Nacional.


Plano de la ubicación de la Quinta La Integridad Nacional

Fragmento de un mapa de 1881 donde se puede ubicar la Quinta La Integridad Nacional. Estaba junto al Camino del Cementerio (actual Zapata), frente a la loma del Príncipe.

Al frente le pasaba la Zanja Real, que ya para ese entonces había dejado de ser la fuente de agua de la ciudad de intramuros. Por la parte trasera le pasaba la línea del ferrocarril. Era la línea que salía de la Estación de Villanueva (en los terrenos del actual Capitolio), pasaba por la actual calle Zanja, atravesaba la Quinta de los Molinos, doblaba por esta zona y, siguiendo aproximadamente la trayectoria de la actual Boyeros, seguía hasta Santiago de las Vegas, Bejucal y otras poblaciones.


Pero antes de hablar del lugar pongamos las cosas en cierto contexto:

En La Habana se crearon hospitales pocos años después de su fundación, sin embargo, durante varios siglos los hospitales eran normalmente sitios para pobres.

Las personas con recursos que enfermaban eran atendidos en sus casas, por sus familiares y servidumbre, recibiendo allí las visitas del doctor.

Los hospitales eran lugares para aquellos que no tenían esa posibilidad y eran instituciones caritativas atendidas por órdenes religiosas. Allí, en cierta medida, lograban contenerse las epidemias pero normalmente no eran lugares agradables o higiénicos; sencillamente no eran lugares para los ricos.

Para el siglo XIX, sin embargo, los adelantos en la medicina habían llegado a un punto en los que uno quería estar en un lugar con acceso a ciertas condiciones y equipamiento. El problema era que las estrechas instituciones hospitalarias de intramuros no ofrecían esa oportunidad.

Quinta La Integridad Nacional

Fue entonces que comenzaron a surgir en varios sitios de extramuros casas de salud privadas que ofrecían estos servicios a pacientes que pagaran.


Quinta La Integridad Nacional de La Habana (Publicidad)

Anuncio de la Quinta La Integridad Nacional, donde, además de la ubicación y el número de teléfono, se explica que se admiten pacientes a toda hora del día y de la noche, que hay departamentos aislados para enfermedades contagiosas, que se hablan diferentes idiomas y que hay departamentos para hombres y mujeres. El racismo de la época se ve en los departamentos separados para «gente de color».

Estas normalmente estaban compuestas por frescos pabellones con jardines y patios, a semejanza de las quintas de verano que las familias pudientes se construían en zonas como el Cerro.

Así estas casas de salud tomaron el nombre de quintas y existían varias, como la Quinta del Rey, la Sanitaria de Belot, la Garcini, el Retiro, la Marina o esta otra llamada Quinta La Integridad Nacional, fundada en 1873.

Ya para los 1880 surgían un grupo de asociaciones gremiales y regionales que, por una cuota mensual, querían ofrecer a sus miembros la posibilidad de ser atendidos en quintas de este tipo y que llegaban a algún tipo de acuerdo con las quintas para la atención de sus miembros.


Quinta La Integridad, La Habana (Factura de pago)

Si voy a ser sincero, yo no puedo leer la letra en este documento pero parece estar relacionado con el pago de un paciente a la Clínica La Integridad en enero de 1884


Sin embargo, a los pocos años varias de esas asociaciones decidieron crear sus propias instituciones hospitalarias (que siguieron llamando quintas). Así, por ejemplo, la Asociación de Dependientes del Comercio creaba la Quinta Dependiente, el Centro Asturiano fundaba la Quinta Covadonga, el Centro Gallego adquiría y ampliaba la Quinta Benéfica y la Asociación Canaria construía la Quinta Canaria.

Por la misma época el Ayuntamiento, junto a donantes privados, fundaba el Hospital Reina Mercedes, en la manzana donde hoy se encuentra la heladería Coppelia.

Para finales de ese siglo habían entonces desaparecido varias de las pequeñas casas de salud privadas. Por ejemplo, la Quinta La Integridad Nacional cerraba en 1897.


Antigua Quinta La Integridad a la orilla de la Zanja Real

Esta foto es de unos 30 años después de cierre de la Quinta La Integridad, alrededor de 1930. Al parecer el lugar se había convertido en viviendas y sospecho que para ese entonces no estaban en muy buen estado. Hay que recordar que este lugar era vecino de barrios informales como La Timba y La Pelusa. Supongo que el sitio fuese derribado como otras parte de esos barrios, en relación con la construcción de la Plaza Cívica a principios de los años 50.


Pero, en resumen, aquí comparto algunas imágenes relacionadas con el lugar y un fragmento de mapa para que la ubiquen. Así cuando un día pasen por ese tramo de Zapata sabrán que en ese lugar, a orillas de la Zanja Real, se encontraba antiguamente una quinta de salud.


Foto aérea de la antigua Feria de la Juventud, donde antes de encontrara la Quinta La Integridad Nacional

Foto aérea de la zona, donde se ve que la antigua Quinta La Integridad Nacional estaba en los terrenos de la antigua Feria de la Juventud, junto a la calle Zapata, frente al Príncipe, cerca del hospital Fajardo y de las instalaciones deportivas construida en 1991


0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest