¿Por qué se llama calle Obispo?

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

enero 23, 2021

Desde el núcleo fundacional de la Plaza de Armas se fue extendiendo La Habana y la calle Obispo, que hoy tiene doce cuadras, fue una de las primeras en surgir.

Comienza la calle Obispo en la calle San Pedro (Avenida del Puerto) y se extiende hasta Monserrate, donde antaño era interrumpido su recorrido por la muralla de la ciudad.

De la calle de San Juan a la calle Obispo

Cuentan que el primer nombre que recibió la calle fue el de San Juan, porque conducía a la Iglesia de San Juan de Letrán. También se conocería como calle del Consulado, porque al comienzo de la misma, en 1794, se instaló el Real Consulado.

Sin embargo, el nombre que terminaría imponiéndose en el pueblo sería el de «calle del Obispo» o calle Obispo, pues en ella residirían, en distintas épocas, los obispos Fray Jerónimo de Lara y Pedro Agustín Morell de Santa Cruz.

En 1897 las autoridades coloniales le dieron el nombre de calle Weyler, en honor al Capitán General que, de forma despótico y sanguinaria gobernaba Cuba; pero al perder España su soberanía sobre la Isla, el pueblo de La Habana se lanzó a destruir todas las tarjetas que en la calle tenían grabado el ominoso nombre del Marqués de Tenerife.

Entonces el Ayuntamiento (en 1905) renombró la calle como Pi Margall, en homenaje al defensor entusiasta y constante que en España tuvo Cuba de sus derechos y libertades durante la Guerra de Independencia.

El pueblo, por su parte, permaneció ajeno a estas idas y venidas, y continuó llamando Obispo a la calle, como lo había hecho tradicionalmente.

Esta resistencia popular al cambió propicio que, en 1936, y a sugerencia del Historiador de la Ciudad, Emilio Roig de Leuchsenring, la calle Obispo recuperará ese, su nombre original, que es el que hasta nuestros días ha llegado.

Emporio comercial

Siempre fue la calle Obispo una de las más importantes de La Habana intramuros, gracias a la circunstancia de formar parte una de sus cuadras de la Plaza de Armas, y levantarse entre ella y las de O’Reilly y Mercaderes, la Iglesia Parroquial Mayor, que al ser demolida cedió su espacio al Palacio de los Capitanes Generales.


Además, la calle Obispo fue adquiriendo al pasar de los años un gran empuje comercial, por encontrase en ella instalados numerosos y ricos establecimientos de todo tipo, que la convertían en visita obligada de todo aquel que pisaba La Habana.

Así lo reconocieron cuantos cronistas extranjeros visitaron la ciudad y quedaron embobados por su inacabable sucesión de carteles y toldos. Uno de ellos, el norteamericano Samuel Hazard escribiría en su famosísima «Cuba a pluma y lápiz» de 1871:

Esta es una de las calles más animadas de la ciudad, donde se hayan los establecimientos más atrayentes, en toda su extensión, hasta fuera de las murallas de la ciudad, de la que se sale por la Puerta de Monserrate (…) Jamás se cansa uno de caminar por esta calle.

1 Comentario

  1. Avatar

    Linda la historia de la habana, he tenido la fortuna de pasear por sus calles y espero muy pronto volver a hacerlo.
    La Habana y su gente, son únicos!!

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Terminal de Helicópteros de La Habana, el sueño que no cuajó - Fotos de La Habana - […] antaño ocupara el desaparecido Convento de Santo Domingo, en la manzana conformada por las calles Obispo, San Ignacio, O’Reilly…
  2. La Moderna Poesía, gran librería de la calle Obispo - Fotos de La Habana - […] Moderna Poesía era una gran librería y papelería situada en la intersección de las calles Obispo y Bernaza. Por…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest