Monumento a Carlos Azcárate, el tributo de La Habana a un hombre honrado

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

enero 5, 2022

El sencillo y casi desconocido monumento al Dr. Carlos Azcárate y Rosell se encuentra ubicado en la intersección de las calles Línea y E, en el Vedado, en un pequeño parque arbolado que limitan las mencionadas calles junto con 9.

Consiste el conjunto en una columna resctangular de piedra de cantería sobre la que se encuentra el busto esculpido en mármol del abogado y jurista con su toga de juez, cuello y corbata.

Bajo el busto, en mayúsculas letras de bronce se puede leer «AZCÁRATE» y en una tarja del mismo metal la leyenda siguiente:

«A la memoria del Dr. Carlos Azcárate y Rosell que murió siendo ministro de trabajo este busto ha sido costeado por suscripción popular.

1899 – 1946″

Monumento al Dr. Carlos Azcárate en Línea y E, Vedado
Monumento al Dr. Carlos Azcárate en Línea y E, Vedado

Carlos Azcárate, el hombre detrás del mármol

Carlos Azcárate nació en La Habana el 16 de febrero de 1899 y decidió seguir el camino de su padre Luis, quien fuera también un distinguido jurista.

Estudió en el Colegio de la Salle y en 1921 se graduó de Doctor en Derecho en la Universidad de La Habana. Trabajó como abogado en el bufete de su padre y formó parte de la Junta Revolucionaria de La Habana, opuesta al gobierno del general Gerardo Machado.

A la caída de éste fingió como abogado consultor de la Secretaría de Gobernación del presidente provisional Ramón Grau San Martín, al frente de la cual se encontraba Antonio Guiteras.

En 1944, al ser electo Grau presidente de la República, el «Divino Galimatías» lo llamó para que desempeñará la cartera de Trabajo, la cual llevó con dedicación, honradez y decoro.

Murió de forma repentina el 25 de agosto de 1946, tras poco menos de dos años en el cargo. Su deceso causó consternación en el pueblo que reconocía su honradez y dedicación en medio de un decepcionante gabinete en el que campeaban por sus respetos más de un transfuga de cuidado.

Poco después de su muerte, por cuestación popular se levantó en su honor en el parquecito de Línea y E… un tributo de La Habana a un hombre honrado.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest