El Mercado de Colón o Plaza del Polvorín, donde estuvieron las murallas de La Habana (La Habana Desaparecida)

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.
mercado-de-colon-o-plaza-del-polvorin

Aunque su nombre oficial era Mercado de Colón todo el mundo le conocía como la plaza del Polvorín sin que medie ninguna razón especial para ello. El lenguaje coloquial es así, una vez bautizado como mercado o plaza del Polvorín no hubo vuelta atrás.

Dentro de un siglo de transformaciones generales en la ciudad, marcadas por la demolición de las murallas y la necesidad de reinvertir en estructuras y obras públicas, la plaza del Polvorín se construyó para ser el mercado principal de la zona norte.

parque central plaza del polvorin teatro albisu
Fotografía de la Muralla de La Habana, sector comprendido entre la Puerta de O’Reilly y la Puerta de Colón, donde puede percibirse aún el Puente Levadizo, al fondo y a la izquierda. A la derecha, bajo toldo, aparece el primer teatro-circo que Albisu construyó en Cuba y que más tarde fabricó donde hoy existe el Centro Asturiano. Parte del Parque que aquí se ve, es el actual Parque Central. En esta zona se yerguen hoy la Manzana de Gómez, el Hotel Plaza, el Edificio Bacardí, la Plaza del Polvorín y otras manzanas más de casas construidas desde aquellos lejanos tiempos. La flecha amarilla señala la esquina del teatro Villanueva.

Ubicado en posición cercana a la antigua puerta de Colón (de ahí el nombre dado) comprendía la extensión total de la manzana entre las calles Monserrate, Zulueta, Ánimas y Trocadero. El terreno sobre el que se levantó pertenecía al Ayuntamiento de la ciudad que lo había comprado expresamente para realizar el mercado, este carácter público del terreno traería controversia en el futuro.

Una joya de la arquitectura civil neoclásica

Los historiadores concuerdan en que fue este el mejor de los mercados levantados en la ciudad durante aquel siglo, en el cual se erigieron el Mercado de Cristina, el de Tacón y el improvisado de la plaza del Santo Cristo del Buen Viaje, sin embargo el proceso de construcción no fue inmediato.

Tras la demolición de las murallas de la ciudad (1863) comenzó el proceso de urbanizar el espacio disponible. El Cuerpo de Ingenieros realizó varios planos y maquetaciones que sirvieron como lineamiento para la subasta de los terrenos y la construcción en los mismos.

mercado de colon palacio presidencial fabrica de tabacos erin bock ring de la habana reparto de las murallas
Imagen de comienzos del siglo XX. En primer plano unos visistantes sobre la calle Monserrate. Al fondo se observa el resto del baluarte de la muralla que aún se conserva frente al Palacio Presidencial (aún sin construir) y a la derecha la fábrica de tabacos, entonces perteneciente a la empresa Erin Brock y más al extremo derecho las ciudadelas que aún no habían sido desalojadas y donde se levantaría la Avenida de las Misiones.

Considerada ya entonces una zona privilegiada por su posición se fue construyendo quizás con demasiada lentitud. En el caso de la plaza del Polvorín no fue hasta 1882 que comenzaron las obras, extendiéndose durante seis años las mismas, aunque para beneplácito de la población de la zona que entonces tenía lejanos los principales mercados de abastos de la ciudad, se inauguró oficialmente el 23 de marzo de 1885.

La obra fue realizada por el arquitecto municipal Emilio Sanchez Osorio (quien además fungió como inspector de la fábrica), el también arquitecto José María Ozón y el ingeniero José del Castillo. Estos últimos cubanos de nacimiento y representantes de Tabernilla y Sobrino, concesionarios de la obra.

mercado de colon
Aún no había sido demolida la plaza del Polvorín, pero la zona había cambiado bastante. La avenida de las misiones había sido modificada y al Palacio Presidencial le seguía el parque de Alfredo Zayas.

El acuerdo al que llegó esta empresa con el Ayuntamiento, para la explotación del mismo, consignaba la construcción provisional de un mercado de madera entre el edificio Balaguer y la calle Neptuno, además de otras especificidades a la hora de levantar el edificio de abastos como la calidad de la piedra usada, el origen de la misma, el minucioso control de los detalles al punto como se expresa en el contrato.

La labor había de ser esmerada, las aristas estarán vivas sin espartillos, los paramentos no tendrán ni el más mínimo alaveo, estarán completamente pulidos, que al tacto de la mano se encuentre una superficie completamente plana…

plaza del polvorin mercado de colon
Unos jinetes en primer plano, al fondo el mercado de Colón o plaza del Polvorín por la cara que da a la calle Colón.

El área total del edificio cubría 8083 metros cuadrados y por la adjudicación debieron abonar Tabernilla y Sobrino la suma de 109 864 pesos oro, garantizándose la explotación del mismo durante veinticinco años, a cambio de abonar diez mil pesos anuales a partir del sexto año de explotación, tras los cuales pasaría a ser propiedad del Municipio de La Habana.

De la Plaza del Polvorín al Palacio de Bellas Artes

Con la llegada del siglo XX comenzó a modernizarse la ciudad bajo preceptos nuevos, así la zona donde se había levantado la plaza del Polvorín quedaba encaminada a servir de recepción oficialista y en sus cercanías se erigió el edificio que terminaría siendo el Palacio Presidencial.

La cercanía del mercado, con su trajín de mulas, vendedores ambulantes, comerciantes y población en general generaba un barullo nocivo al futuro desarrollo que se le quería destinar a dicha zona.

plaza del polvorin mercado de colon 3
La plaza del Polvorín había sido casi demolida completamente. En principio se iba a usar esta base o cáscara, para el futuro Palacio de Bellas Artes. El proyecto definitivo desechó esta idea de los arquitectos Govantes y Cabarrocas y otro proyecto de Manuel Febles Cordero que seguía esa idea de integrar las arcadas originarias.

Comenzó entonces una polémica que se extendió durante varios años y que no concluyó ni cuando se demolió la plaza del Polvorín para erigir el Palacio de Bellas Artes (PBA).

Antes del edificio definitivo se habían propuesto levantar allí diversos edificios públicos como la Biblioteca Nacional, el Palacio de los Tribunales o el Museo Nacional (incluido finalmente en el proyecto del PBA). Sin embargo, tras casi 30 años del proyecto original de Govantes y Cabarrocas (1925) -que respetaba la concepción original del edificio-, se conseguía edificar (1954) un nuevo edificio donde estuvo la plaza del Polvorín.

remodelacion de las arquerias del mercado de colon plaza del polvorin
Las obras avanzaban, pero sin un rumbo fijo tardaron casi diez años desde que se designó el cierre del mercado y la demolición del edificio hasta que se pudo inaugurar el flamante Palacio de Bellas Artes.

Para entender las demoras en las obras es necesario mencionar la oposición que desde un sector de la ciudadanía se ejerció para evitar la demolición del edificio.

Pero además resulta objetable la elección del Mercado de Colón con el fin de aplicarlo a Palacio de Bellas Artes y Museo Nacional, porque requeriría desposeer al Municipio de La Habana de esa propiedad, y porque así como así
no podría lanzarse a la calle al gran número de personas establecidas o que trabajan en el único mercado municipal con que actualmente contamos, mientras que antaño la Municipalidad disponía de tres, construidos todos durante la dominación española en e

Notas como la anterior se extendieron por la prensa. Algunos consideraban un error demoler el edificio público, otros aducían a razones de patrimonio e incluso de propiedad pues los terrenos de la plaza del Polvorín no pertenecían al Estado sino al Municipio, que obtenía cerca de cincuenta mil pesos de su explotación.

plaza del polvorin mercado de colon 2
El edificio del Palacio de Bellas Artes, con la estructura definitiva esbozada. El antiguo mercado tenía una rotonda interior, dicha estructura de acero importado de Bélgica fue usada posteriormente para construir el aviario del Zoológico de 26.

Piqueta y nuevo proyecto

A pesar de los comentarios en contra de la demolición de la plaza del Polvorín -donde además de los más de trescientos comerciantes vivían doscientas familias en la planta superior-, el proyecto siguió adelante, con la salvedad de que los proyectistas originales, Govantes y Cabarrocas, tuvieron la deferencia de integrar la estructura original del mercado en su proyecto.

Sin embargo, cuando se había terminado de reforzar la arquería heredada y se estaba dando forma a una portada clásica por el costado del Parque Alfredo Zayas (hoy memorial Granma), el Patronato de Bellas Artes exigió la erección de un edificio moderno (que firmaría el arquitecto Alfredo Rodríguez Pichardo), demoliendo gran parte de lo reparado con el consiguiente malgasto de fondos.

1944 45 Restauracion de las arcadas de la plaza del polvorin o mercado de colon
La plaza del Polvorín según el arquitecto Joaquín Weiss «en la obra definitiva, cuya planta formaba un paralelogramo, los elementos arquitectónicos y funcionales estaban distribuidos con mucho acierto; pabellones cuadrados de dos pisos se elevaban en cada uno de los ángulos, mientras que otro rectangular, de dos pisos y tres vanos, coronado por una cúpula de estructura metálica se alzaba en el centro de la fachada por la calle de Zulueta».

El nuevo proyecto y la demolición del antiguo edificio fue apoyado, entre otros, por el arquitecto Pedro Martínez Inclán, entonces profesor de la Universidad de La Habana, quien señalaba la inconveniencia que suponía acomodar las plantas del edificio a la portada del antiguo mercado. Exponiendo además otras razones de peso.

«Un Ministro de Obras Públicas demolió cuatro pabellones de esquina que le daban cierto carácter. Otro ministro, también arquitecto, demolió la bóveda de hierro que a ello contribuía.

La plaza del Polvorín no estaba inventariada entre las docenas de monumentos nacionales que figuran en un decreto famoso. Nadie decía una palabra antes sólo ahora, que se demuele la cáscara, se levanta la voz popular airada, para combatir a uno de los más distinguidos jóvenes arquitectos cubanos. por haber cumplido con su deber».

Arquitecto y urbanista Pedro Martínez Inclán, en declaraciones para el periódico El Mundo, 21 de diciembre de 1951
plaza del polvorin mercado de colon 4
En la zona superior de la plaza del Polvorín llegaron a vivir cerca de doscientas familias, que fueron realojadas para poder demoler el edificio.

La apreciación del patrimonio arquitectónico varían con los años, en aquella época prevalecía el deseo de crear algo moderno, en detrimento de valores más contemporáneos que buscan preservar e integrar lo antiguo con el resultado definitivo. Aún así, en un giro poético del destino, en el edificio actual se aprecian algunas arcadas que emergieron en una reparación realizada, quedando expuestas e incorporadas al frente principal del edificio.

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Efemérides de marzo - La Habana - Fotos de La Habana - […] – Abre sus puertas el Mercado de Colón o Plaza del […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest