Lola Rodríguez de Tió… «Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas»

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

septiembre 14, 2021

Dolores Rodríguez de Astudillo Ponce de León, conocida como Lola Rodríguez de Tió por el apellido de su esposo, el también poeta Bonocio Tió Segarra ha pasado a la posteridad por dos poemas fundamentales en las Antillas españolas: «La Borinqueña», himno independentista de Puerto Rico, que compusiera en 1868 para el Grito de Lares y «Mi libro de Cuba», que dedicó a su segunda patria, donde vivió sus últimos años y donde murió el 10 de noviembre de 1924.

«Cuba y Puerto Rico son

de un pájaro las dos alas,

reciben flores o balas

sobre el mismo corazón»

Esta estrofa, la más conocida de «Mi libro de Cuba» es muy popular entre los cubanos, que suelen citarla a la hora de resaltar los lazos históricos y de amistad entre la mayor de las Antillas y Puerto Rico, e incluso la atribuyen, de forma errónea al Héroe Nacional Jose Martí.

Lola Rodríguez de Tió, una mujer fuera de época

De ascendencia ilustre, como prueban sus apellidos, Lola Rodríguez de Tió nació el 14 de septiembre de 1843 en San Germán, Puerto Rico. Su padre, hombre cultísimo, que poseía una enorme biblioteca le inculcó el amor por las letras y, siendo apenas una adolescente, Lola comenzó a publicar sus poemas en las revistas y periódicos de su país.

En 1865 se casó con el que sería su compañero de toda la vida, el también poeta Bonocio Tió Segarra (de ahí lo de Rodríguez de Tió) con quien compartió no sólo el amor, sino el deseo de ver a Puerto Rico libre e independiente.

Cuando el 23 de septiembre de 1868 los puertorriqueños lanzaron el Grito de Lares contra el caducó león español, Lola Rodríguez de Tió, escribió su poema la Borinqueña, que, con música de Félix Astol Artés terminaría por convertirse oficialmente en el Himno Nacional de Puerto Rico.


La Borinqueña, Himno Nacional de Puerto Rico con letra de Lola Rodríguez de Tió

Su afán independentista le costaría a Lola Rodríguez de Tió una vida de exilios, primero en Caracas, donde apadrinó la boda de Eugenio María de Hostos y luego en La Habana, de donde tuvo que partir en 1895 al estallar la Guerra de Independencia para instalarse en Nueva York, donde se puso a las órdenes del Partido Revolucionario Cubano que también buscaba la independencia de Puerto Rico.

Cuba y Puerto Rico son…

Presidenta Honoraria del Club Político Rius Rivera, que llevaba el nombre de su compatriota que con los grados de mayor general del Ejército Libertador peleaba en los campos de Cuba, se desempeñó además como secretaria del Club Caridad, dedicado a socorrer a los cubanos que luchaban por la libertad.


Lola Rodríguez de Tió con su esposo Bonocio Tió de Segarra

Lola Rodríguez de Tió con su esposo Bonocio Tió de Segarra, leyendo los versos de «La Borinqueña»


Tras la rendición de España y la evacuación de Cuba, Lola Rodríguez de Tió regresó a La Habana, donde los ocupantes norteamericanos la nombraron inmediatamente inspectora de escuelas públicas.

En 1905 quedó viuda, pero continuó utilizando el apellido de su esposo, con el que firmaba los ocasionales poema ríos que iba entregando a la imprenta.

Miembro de la Academia de Artes y Letras desde el año 1910, Lola Rodríguez de Tió gozó de notable prestigio en los círculos intelectuales cubanos.

Que Puerto Rico no alcanzara su independencia y quedara convertido en una dependencia de Estados Unidos le afectó anímicanente a Lola Rodríguez de Tió, hasta el punto de que decidió establecerse en Cuba, que se convirtió en su segunda patria y en la que manifestó «no sentirse extranjera» en más de una ocasión.

Lola Rodríguez de Tió no volvería a visitar su querido Puerto Rico hasta el año 1915. Su presencia constituyó un acontecimiento nacional y los boricuas la colaron de honores.

No podía, sin embargo, permanecer en una tierra que no sentía libre y regresó a La Habana, donde falleció el 10 de noviembre de 1924.

Su poema «Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas» es el más bello homenaje que pudo haber rendido a su patria de acogida Lola Rodríguez de Tió:

Cuba, Cuba, a tu ribera
llego triste y desolada,
al dejar la patria amada
donde vi la luz primera!
Sacude el ala ligera
la radiante inspiracion,
responde mi corazón
en nobles afectos ricos,
la hija de Puerto Rico
lanza al viento su canción!

Mas las nieblas del olvido
no han de empafiar los ref1ejos
del hogar que miro lejos
tras de los mares perdido!…
Otro aquí vengo a formar
y ya no podré olvidar
que el alma llena de anhelo,
encuentra bajo este cielo
aire y luz para cantar!

¿Cómo no darme calor
la hermosa tierra de Tula,
donde al horizonte azula
y da a los campos color?
¿Cómo no encontrar amor,
para colmar el poeta
las ansias de su alma inquieta,
aquí, donde esplende el arte
y en abundancia reparte
las tintas de su paleta?

¡Nieble pléyade cubana
que entre sombras centella! 
Dulce musa de Zenea,
flor que se agotó temprana!
Tras de la estela lejana
mi inspiracion adivina,
la figura de Cortina
que con acento vibrante
dice a tu patria ¡adelante!
no te detengas: ¡camina!…

Yo no me siento extranjera:
bajo este cielo cubano
cada ser es un hermano
que en mi corazon impera.
Si el cariño por do quiera
voy encontrando a mi paso,
¿Puedo imaginar acaso
que el sol no me dé en ofrenda,
un rayo de luz que encienda
los celajes de mi ocaso?

Vuestros dioses tutelares
han de ser también los míos!
Vuestras palmas, vuestros ríos
repetirán mis cantares…
Culto rindo a estos hogares
donde ni estorba ni aterra
el duro brazo que cierra
del hombre los horizontes…
Yo cantaré en estos montes
como cantaba en mi tierra!

Cuba y Puerto Rico son
de un pájaro las dos alas,
reciben flores o balas
sobre el mismo corazón…

¡Que mucho si en la ilusión
que mil tintes arrebola,
sueña la musa de Lola
con ferviente fantasía,
de esta tierra y de la mía
hacer una patria sola!

Le basta al ave una rama
para formar blando lecho;
bajo su rústico techo
es dichosa porque ama!
Todo el que en amor se inflama
calma en breve su hondo anhelo;
y yo plegando mi vuelo,
como el ave en la enramada,
canto feliz, Cuba amada,
tu mar, tu campo y tu cielo!

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Efemérides de septiembre - La Habana - Fotos de La Habana - […] – Nace la patriota y poetisa puertorriqueña Lola Rodríguez de Tió, autora del himno nacional de ese país y…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest