Loipa Araújo una orquídea de oro en el Ballet Nacional de Cuba.

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

mayo 27, 2022

Banner Loipa Araújo

Loipa Araújo es una joya, eso lo sabemos todos los cubanos, una de las cuatro grandes que de la mano de Alicia Alonso asombraron al mundo del ballet a nivel mundial.

Desde los siete años, pues nació en La Habana un 27 de mayo de 1941, decidió unir su vida al arte de las puntas y la gracilidad, forjando a base de esfuerzo y dedicación un camino de éxito y admiración.

Su historia es similar a la de sus compañeras: primero el inicio en las aulas de la Sociedad Pro Arte Musical -donde recibió clases del maestro León Fokin- con el maestro Alberto Alonso Rayneriy luego el perfeccionamiento, en la compañía de Fernando y Alicia Alonso.

Las cuatro joyas
Las Cuatro Joyas

Al igual que Aurora Bosch y Josefina Méndez Loipa Araújo se fue a los Estados Unidos invitada por Alicia cuando aquella se exilió en 1957. Allí, además de bailar con los Alonso, paseó su arte por otras compañías como la de San Francisco. Al regreso a Cuba de la Prima Ballerina Assoluta, Loipa Araujo regresa también e ingresa al recién creado Ballet Nacional de Cuba. 

Loipa Araújo una orquídea de oro en el Ballet Nacional de Cuba.

Con la entrada al BNC Loipa Araújo crecería constantemente, hasta llegar a alcanzar niveles tales de perfección que, en 1967, el prestigioso crítico Inglés Arnold Haskell, desde las páginas del periódico Granma además de bautizarla como una joya dijera de ella que era:

“una orquídea exótica en el jardín del ballet”

Tal vez porque como ha dicho Miguel Cabrera:

(…) no ha encerrado su arte en moldes rígidos ni en torres de marfil, porque lo ha considerado siempre un medio de comunicación con sus contemporáneos, un instrumento para enriquecer la vida espiritual de todos los seres humanos y no un dogma o prebenda de iniciados.

La Jiribilla

Esta asunción del ballet como un arte no rígido ni enclaustrado en la antigüedad, sino en constante enriquecimiento la llevó a enriquecer su repertorio danzario con las muchas temporadas de colaboración en prestigiosos ballet de todo el mundo, en los cuales se alternaban lo clásico con lo contemporáneo.

(…) después de hacer ballets contemporáneos, cuando volvía hacer los clásicos, volvía con otra mirada, y no es que dejara de hacer los pasos clásicos, los seguí haciendo, pero me había abierto a un mundo de posibilidades, de interpretación, de expresión, de musicalidad.

Toda la Danza

Unido a lo anterior Loipa Araújo destacó siempre las enseñanzas de Fernando Alonso, quien en todo momento estaba adaptando los estilos clásicos del mundo a las características del bailarín cubano. Este aspecto en particular influyó mucho luego en el éxito que como docente tendría la joya.

Fernando Alonso y Loipa Araújo
Fernando Alonso y Loipa Araújo

Con la mezcla perfecta de técnica, dinamismo y originalidad ejecutoria, Loipa Araújo hizo historia al convertirse en la primera bailarina latinoamericana en obtener una medalla de oro en un concurso internacional de ballet, al imponerse en el Concurso Internacional de Ballet de Varna en 1965.

Durante su larga carrera como bailarina, la cual alternaba desde 1962 como docente, Loipa Araújo formó parte de muchas de las más prestigiosas compañías a nivel mundial, entre la que destacan: el Ballet Bolshoi de Moscú ,el Real Ballet Danés, el Ballet de Bellas Artes de  México,  los Ballets de Roland Petit, el Ballet Béjart de Lausana, el English National Ballet, etc.

La maestra

En 1962 se inaguraba en Cuba la Escuela Nacional de Arte y las joyas fueron convocadas por Fernando Alonso para asumir como profesoras de ballet. 

Loipa Araújo

En un artículo publicado por el primer bailarín del BNC Dani Hernández -referenciado anteriormente- este reproduce parte de una entrevista que Loipa le concediera donde entre otros temas recuerda estos tiempos de sus inicios como docente:

(…) creo que para todas nosotras fue un momento definitorio. Es decir, cuando se crea la ENA, lo primero que Fernando nos dice a nosotros es: “tienen que empezar a enseñar”, y nosotras todas nos asustamos un poco porque éramos bailarines principiantes y nunca pensamos que iba a ser el momento de empezar a enseñar. Fernando, me acuerdo como si fuera hoy, nos dijo: “no se preocupen, yo las he enseñado bien, ustedes sabrán qué es lo que tienen que hacer”. Esas son palabras que jamás olvidaré, son de esas palabras que se te quedan grabadas para toda la vida. Y recuerdo que en las primeras clases de nosotros, a los muchachos (casi todos salidos de las casas de beneficencia) había que bajarlos de las matas; porque lo que ellos querían era estar comiendo mango y esas cosas, pero Fernando inteligentemente dijo: “no, no, no, el ballet no es lo principal, aquí hay que empezar por gimnasia y esgrima”.

Entonces los primeros muchachos nuestros empezaron con esgrima, gimnasia y, ballet, de cuando en vez. Pero con el tiempo, fueron adquiriendo el conocimiento, sin verlo como una imposición. Empezaron a considerar el ballet como a la esgrima y la gimnasia.

A lo largo de su exitosa carrera, Loipa Araújo ha recibido premios y condecoraciones que van desde el Premio Nacional de Danza de su tierra natal, hasta otros tan llamativos para un extranjeros como: la Legión de Honor de la República francesa, en su condición de caballero.

Desde 2014, la qué tal vez sea la más internacional de las Cuatro Joyas se desempeña como Directora acompañante del English National Ballet.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest