Destilería Cuba: alcohol y aguardiente de caña (Grandes empresas de La Habana)

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

mayo 20, 2021

Destilería Cuba

La antigua Destilería Cuba fue una de las más importantes que existió en el país durante la República por el volumen de su producción, su solvencia económica y la calidad de sus productos.

Giraba bajo la razón social de Nueva Cuba Fabril SA y sus modernas instalaciones se encontraban situadas en la calle 15 entre E y F en el reparto Batista.

Destilería Cuba

Se fundó la Destilería Cuba en el año 1918 y desde entonces hasta 1934 giró bajó la razón social de Cuba Fabril SA. A partir de ese año cambió su razón social a Nueva Cuba Fabril SA.

En 1944 su presidente era el señor Maximino Alberú y su tesorero y administrador Cornelio Elizalde. Su capital ascendía a 485 000 pesosy anualmente tributaba al Estado alrededor de 40 000 en concepto de impuestos, sin contar otros aportes voluntarios que realizaba al municipio y a instituciones hospitalarias y de beneficencia. Daba trabajo la empresa a 33 personas entre obreros y empleados, los cuales se encontraban acogidos a todos los beneficios de las leyes sociales vigentes.

Tras cambiar su razón social en 1944 la gerencia de la Destilería Cuba introdujo notables reformas por valor de unos 30 000 pesos para establecer nuevos procedemientos técnicos para la producción de alcohol y aguardiente, así como en eficaces sistemas de venta y distribución.

En 1944 su producción se elevaba a 24 000 litros de alcohol de 95 ½ y 96 grados cada 24 horas, lo que arrojaba una producción anual de 8 760 000 litros, la mayor parte en aguardiente de primera calidad.

La Destilería Cuba abastecía a la Oficina Reguladora de Precios y Abastecimientos del Gobierno de Cuba (ORPA); a los colegios de Belén, La Salle, Los Escolapios, Maristas; a canteras, tejares, fábricas de ladrillos, perfumerías, laboratorios, licorerías y otros. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, la empresa también exportó cerca de medio millón de litros anuales a los Estados Unidos como parte de los compromisos de guerra adquiridos por el gobierno cubano.

Destilería Cuba era propietaria de 30 000 metros cuadrados de excelente terreno sobre los cuales se levantaban sus edificios y se extendía un amplio patio ferroviario, pues la empresa era dueña de tres ramales de vías férreas para el movimiento y estacionamiento de su treintena de carros de ferrocarril.


Ubicación de Cuba Fabril - Destilería Cuba en el reparto Batista

Dentro del rectángulo negro la ubicación de la Cuba Fabril (Destilería Cuba) entre el río Luyanó y la línea del ferrocarril. Fragmento del plano de Francisco Rojo García de La Habana y sus alrededores, año 1929.


Se movía la planta fabril por cuatro calderas de vapor con una potencia de 1 400 caballos de fuerza. Para almacenamiento de la producción contaba cono 30 carros tanque de entre 6 000 y 8 000 galones de capacidad, seis tanques de depósito de alcohol con capacidad total de medio millón de litros, tres tanques para depósito de mieles con capacidad de un millón de galones y un tanque para diesel de 200 000 galones. Encadenándose hacia adelante, la Destilería Cuba era propietaria, además, de la Fábrica de Licores situada en la calle Vapor No. 55.

Pertenecía la empresa a la Agrupación Nacional de Destiladores y su administrador Cornelio Elizalde era miembro de la directiva de la Asociación de Productores de Alochol y Aguadiente de Cuba.

Fin de la Destilería Cuba

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 la Destilería Cuba fue nacionalizada por el Estado cubano, que la mantuvo en activo hasta el año 1991 en que la crisis económica golpeó con fuerza al país. Entonces la industria fue paralizada, abandonada y parcialmente desmantelada. En la actualidad sólo se conservan sus ruinas que pertenecen a la Empresa de Bebidas y Refrescos (EMBER).

1 Comentario

  1. Gretel de la Rosa

    En los 90 también tuvo su uso y tuvo una interesante historia, con el impulso de una persona que intentó siempre hacer algo especial del lugar, y que si la vida se lo hubiera permitido, es muy probable que la hubiera puesto a funcionar nuevamente. Nelson de la Rosa. Creó en aquel lugar una fábrica de barriles que fueron usados en el Museo del Ron y el Museo del Ron Bocoy.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest