Coche Mambí o Vagón Presidencial: New York – Habana en un tren

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

El llamado Coche Mambí o Vagón Presidencial se encuentra situado en la calle Churruca entre Oficios y Avenida del Puerto en el Centro Histórico de La Habana.

Se construyó en Estados Unidos en el año 1900 con hierro y maderas preciosas, y una distribución espacial que lo convertía en una verdadera casa rodante (sala, cuatro dormitorios con sus baños, comedor, cocina, nevera y terraza).

De Estados Unidos a Cuba un «coche mambí»

Estaba destinado el lujoso vagón a ser utilizado en sus viajes por el presidente de los Ferrocarriles de Cuba y llegó a la Isla por vez primera en 1912 en el ferry que enlazaba a Cuba con la Florida.

Su primer usuario fue Horatio Rubens, norteamericano, abogado y presidente de la mencionada Compañía de Ferrocarriles de Cuba, quien fuera amigo y colaborador del Apóstol José Martí y del presidente de la naciente República, Tomás Estrada Palma.

Sería el abogado norteamericano el que, fiel a sus simpatías hacia la causa cubana, bautizaría el carro como «Coche Mambí». Sin embargo, el hecho de ser utilizado por el poderoso presidente de los Ferrocarriles de Cuba y en ocasiones por el mismísimo presidente de la República popularizó también en los ferrocarrileros los nombres de «Coche Presidencial» o «Vagón Presidencial».


Horatio Seymour Rubens (1869 - 1941), Presidente de los Ferrocarriles de Cuba, primer usuario del Coche Mambí

El abogado estadounidense Horatio Seymour Rubens (1869 – 1941) amigo personal de José Martí y colaborador de la lucha por la independencia de Cuba, quien fuera el primer presidente de los Ferrocarriles de Cuba.


El recorrido habitual del Coche Mambí sería inimaginable para los cubanos de hoy: Partía de la ciudad de Nueva York con destino a la Florida en el Havana Special y desde la península era llevado en ferry hasta La Habana. Ya en la capital cubana era acoplado al Tren No. 1 para que el presidente de los Ferrocarriles de Cuba pudiera hacer su recorrido de inspección hasta Camagüey. Luego retornaba a la capital del país acoplado al Tren No. 2 y hacía todo el camino original a la inversa hasta retornar a Nueva York.

Las buenas relaciones entre la empresa norteamericana y la presidencia de Cuba facilitaron que el Coche Mambí fuese cedido en múltiples ocasiones para los viajes oficiales de los presidentes cubanos. Así hicieron uso de él los generales José Miguel Gómez, Mario García Menocal y Fulgencio Batista y el licenciado Alfredo Zayas.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959, las relaciones entre la Isla y Estados Unidos se deterioraron rápidamente y los propietarios de los Ferrocarriles Consolidados de Cuba (sucesores de los Ferrocarriles de Cuba) decidieron enviar el Coche Mambí por una última y definitiva vez hacia el país norteño. Cuando se encontraba a punto de embarcar en el ferry con rumbo a la Florida los milicianos que custodiaban la Estación Central detuvieron la operación y lo enviaron junto a los demás vagones administrativos al andén No. 10 conocido como «La Cochera».

A partir de entonces fue utilizado de forma ocasional por el Primer Ministro y luego Presidente del Consejo de Estado, Fidel Castro, hasta que en el año 1987 se declaró como «patrimonio ferroviario» y se dispuso su exhibición en la Estación Central de Ferrocarriles de La Habana. Allí permaneció hasta mediados de la década de 1990 cuando fue entregado a la Oficina del Historiador de la Ciudad que lo restauró cuidadosamente e hizo colocar en su ubicación actual en la calle Churruca.

Coche Mambí – Museo

Desde entonces, el Coche Mambí fue convertido en un pequeño museo para que pudiera ser admirado por los cubanos y los numerosos turistas extranjeros que visitan La Habana.

Allí pueden ser testigo de un lujo que revela el poder económico que ostentaron las compañías ferrocarrileras en las primeras décadas del siglo XX en Cuba. Lujo que se expresa en lámparas de bacará, bañeras de mármol, maderas preciosas y cubertería de plata.

Aunque fue ligeramente modernizado en la década de 1970 cuando se electrificó, se mantuvo funcionando a la par su sistema original de lámparas de carburo y el de acondicionamiento y circulación de aire a base de hielo seco y ventiladores especiales.

1 Comentario

  1. Carlos Luis

    El dato citado del recorrido habitual desde Nueva York debe ser contrastado. A mí modesto parecer es una interpretación errónea del viaje que hacía Horario Rubens usando el servicio Habana Special. Igualmente agradecería el link a la fuente de este dato. Gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest