Aquí vivió Claudio Brindis de Salas (+ Consolación para violín y piano)

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

En una pequeña casa de la calle Águila, No. 822 (actual) que corresponde hoy al municipio Habana Vieja, nació el célebre violinista Claudio Brindis de Salas, quien fuera conocido, en virtud de su talento, como «el Paganini Negro» o el «Rey de las Octavas».

El inmueble sufrió numerosas modificaciones a lo largo del tiempo: sus puertas y ventanas originales fueron reemplazadas y la fachada quedó casi por completo cubierta de azulejos negros. Sobre estos, y a una altura que ha favorecido su conservación, existe una tarja de bronce que advierte a los transeúntes de la importancia histórico – cultural del inmueble, en la que se puede leer:

«Aquí nació el 4 de agosto de 1852 el genial violinista Claudio José Domingo Brindis de Salas y murió en Buenos Aires en 1910.

Homenaje de la Orquesta Sinfónica de La Habana

1929″


Casa natal de Claudio Brindis de Salas

Aspecto actual de la casa natal de Claudio Brindis de Salas en la calle Águila No. 822.


Claudio Brindis de Salas, el «Paganini Negro»

Claudio José Brindis de Salas se presentó por primera vez al público en el Liceo de La Habana, cuando apenas tenía diez años de edad. A partir de entonces se convertiría en un verdadero trotamundos que dividiría su arte entre América y Europa hasta el día de su muerte, acontecida el 2 de junio de 1911 en Buenos Aires, Argentina.

Su inigualable talento hizo que sus contemporáneos le llamarán el «Paganini Negro» y lo colmaran de honores: en Prusia fue condecorado con la Cruz del Águila Negra y en Francia se le otorgó la Legión de Honor.

El Káiser Guillermo nombró a Claudio Brindis de Salas como Barón de Salas; un acto que hubiese sido impensable en la sociedad esclavista cubana en la que le tocó nacer, por más que su abuelo hubiese servido en los reales ejércitos y su padre (músico como él) gozara del favor de las más pudientes familias habaneras.

Casado con una alemana, obtuvo la nacionalidad de ese país en el que vivió por largos años. Sin embargo, padecía de frecuentes ataques de nostalgia y melancolía (que era como antaño llamaban a la depresión) por lo que decidió embarcarse de nuevo con rumbo a América.

Los últimos años de la vida de Brindis de Salas transcurrieron, con suerte dispar, en Argentina. Allí, en Buenos Aires, donde llegaron a regalarle un Stravidurius, murió en la calle, en completa indigencia y fue arrojado a una fosa común.

En 1930, durante el gobierno del general Gerardo Machado, sus restos fueron repatriados a Cuba e inhumados en el Panteón de la Solidaridad de la Música Cubana en el Cementerio de Colón. Alrededor de esa fecha se le realizarían en su tierra natal varios homenajes, como la colocación por la Orquesta Sinfónica de La Habana de la tarja en su casa natal de la calle Águila.

A iniciativa de la Oficina del Historiador de la Ciudad, sus restos fueron trasladados desde la Necrópolis de Colón hasta el antiguo Convento de San Francisco de Asís y colocados en una urna de bronce.



0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Efemérides de agosto - La Habana - Fotos de La Habana - […] – Nace en La Habana el violinista Claudio Brindis de Salas, quien fuera conocido como el Paganini […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest