Buesa 10 poemas famosos

fotosdlahabana

Equipo de Fotos de La Habana. Integrado por historiadores, periodistas y profesores.

septiembre 2, 2021

Entre los más famosos y populares escritores, que alguna vez tuvieron a La Habana por hogar, destaca José Ángel Buesa, quien hizo suspirar a generaciones de enamorados.

Hoy traemos una selección de 10 de sus poemas más conocidos.

José Ángel Buesa

Sumario Buesa

1. CANCIÓN DEL AMOR LEJANO

2.POEMA DEL RENUNCIAMIENTO

3.POEMA DE LA DESPEDIDA

4.POEMA DE LA CULPA

5.ELEGIA LAMENTABLE

6.CARTA A USTED

7.POEMA DEL SECRETO

8.TE ACORDARÁS UN DÍA

9.CANCIÓN DE LA LLUVIA

10.POEMA DEL POEMA


1.CANCIÓN DEL AMOR LEJANO


Ella no fue, entre todas, la más bella,

pero me dio el amor más hondo y largo.

Otras me amaron más; y, sin embargo,

a ninguna la quise como a ella.

Acaso fue porque la amé de lejos,

como una estrella desde mi ventana…

Y la estrella que brilla más lejana

nos parece que tiene más reflejos.

Tuve su amor como una cosa ajena

como una playa cada vez más sola,

que únicamente guarda de la ola

una humedad de sal sobre la arena.

Ella estuvo en mis brazos sin ser mía,

como el agua en cántaro sediento,

como un perfume que se fue en el viento

y que vuelve en el viento todavía.

Me penetró su sed insatisfecha

como un arado sobre llanura,

abriendo en su fugaz desgarradura

la esperanza feliz de la cosecha.

Ella fue lo cercano en lo remoto,

pero llenaba todo lo vacío,

como el viento en las velas del navío,

como la luz en el espejo roto.

Por eso aún pienso en la mujer aquella,

la que me dio el amor más hondo y largo…

Nunca fue mía. No era la más bella.

Otras me amaron más… Y, sin embargo,

a ninguna la quise como a ella.

Volver al sumario


2.POEMA DEL RENUNCIAMIENTO


Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.

Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,

fingiré una sonrisa como un dulce contraste

del dolor de quererte… y jamás lo sabrás.

Soñaré con el nácar virginal de tu frente,

soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar,

soñaré con tus labios desesperadamente,

soñaré con tus besos… y jamás lo sabrás.

Quizás pases con otro que te diga al oído

esas frases que nadie como yo te dirá;

y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,

te amaré más que nunca… y jamás lo sabrás.

Yo te amaré en silencio… como algo inaccesible,

como un sueño que nunca lograré realizar;

y el lejano perfume de mi amor imposible

rozará tus cabellos… y jamás lo sabrás.

Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,

el tormento infinito que te debo ocultar,

te diré sonriente: «No es nada… ha sido el viento».

Me enjugaré una lágrima… ¡y jamás lo sabrás!

Volver al sumario


3.POEMA DE LA DESPEDIDA

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.

Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.

No sé si me quisiste… No sé si te quería…

O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,

me lo sembré en el alma para quererte a ti.

No sé si te amé mucho… no sé si te amé poco;

pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,

y el corazón me dice que no te olvidaré;

pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,

tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,

mi más hermoso sueño muere dentro de mí…

Pero te digo adiós, para toda la vida,

aunque toda la vida siga pensando en ti.

Volver al sumario


4.POEMA DE LA CULPA

Yo la amé, y era de otro, que también la quería.

Perdónala Señor, porque la culpa es mía.

Después de haber besado sus cabellos de trigo,

nada importa la culpa, pues no importa el castigo.

Fue un pecado quererla, Señor, y, sin embargo

mis labios están dulces por ese amor amargo.

Ella fue como un agua callada que corría…

Si es culpa tener sed, toda la culpa es mía.

Perdónala Señor, tú que le diste a ella

su frescura de lluvia y esplendor de estrella.

Su alma era transparente como un vaso vacío:

yo lo llené de amor. Todo el pecado es mío.

Pero, ¿cómo no amarla, si tú hiciste que fuera

turbadora y fragante como la primavera?

¿Cómo no haberla amado, si era como el rocío

sobre la hierba seca y ávida del estío?

Trataré de rechazarla, Señor, inútilmente,

como un surco que intenta rechazar el simiente.

Era de otro. Era de otro que no la merecía,

y por eso, en sus brazos, seguía siendo mía.

Era de otro, Señor, pero hay cosas sin dueño:

las rosas y los ríos, y el amor y el ensueño.

Y ella me dio su amor como se da una rosa

como quien lo da todo, dando tan poca cosa…

Una embriaguez extraña nos venció poco a poco:

ella no fue culpable, Señor… ni yo tampoco

La culpa es toda tuya, porque la hiciste bella

y me diste los ojos para mirarla a ella.

Sí, nuestra culpa es tuya, si es una culpa amar

y si es culpa de un río cuando corre hacia el amar.

Es tan bella, Señor, y es tan suave, y tan clara,

que sería pecado mayor si no la amara.

Y por eso, perdóname, Señor, porque es tan bella,

que tú, que hiciste el agua, y la flor, y la estrella,

tú, que oyes el lamento de este dolor sin nombre,

tú también la amarías, ¡si pudieras ser hombre.

Volver al sumario


5.ELEGIA LAMENTABLE

Desde este mismo instante seremos dos extraños

por estos pocos días, quien sabe cuántos años…

yo seré en tu recuerdo como un libro prohibido

uno de esos que nadie confiesa haber leído.

Y así mañana, al vernos en la calle, al ocaso,

tú bajaras los ojos y apretarás el paso,

y yo, discretamente, me cambiaré de acera,

o encenderé un cigarro, como si no te viera…

Seremos dos extraños desde este mismo instante

y pasarán los meses, y tendrás otro amante:

y como eres bonita, sentimental y fiel,

quizás, andando el tiempo, te casarás con él.

Y ya, más que un esposo será como un amigo,

aunque nunca le cuentes que has soñado conmigo,

y aunque, tras tu sonrisa, de mujer satisfecha,

se te empañen los ojos, al llegar una fecha.

Acaso, cuando llueva, recordarás un día

en que estuvimos juntos y en que también llovía.

Y quizás nunca más te coloques aquel traje

de terciopelo verde, con adornos de encaje.

O harás un gesto mío, tal vez sin darte cuenta,

cuando dobles tu almohada con mano soñolienta.

Y domingo a domingo, cuando vayas a misa,

de tu casa a la iglesia, perderás tu sonrisa.

¿Qué más puedo decirte? Serás la esposa honesta

que abanica al marido cuando ronca la siesta:

y tras fregar los platos y tras tender las camas,

te pasarás las noches sacando crucigramas…

Y así, años y años, hasta que, finalmente,

te morirás un día, como toda la gente.

Y voces que aún no existen sollozarán tu nombre,

y cerrarán tus ojos los hijos de otro hombre.

Volver al sumario


6.CARTA A USTED

Señora; según dicen, ya tiene usted otro amante.

Lástima que la prisa nunca sea elegante…

Yo sé que no es frecuente que una mujer hermosa

se resigne a ser viuda, sin haber sido esposa.

Y me parece injusto discutirle el derecho

de compartir sus penas, sus gozos y su lecho;

pero el amor, señora, cuando llega el olvido

también tiene el derecho de un final distinguido.

Perdón, si es que la hiere mi reproche, perdón,

aunque sé que la herida no es en el corazón…

Y, para perdonarme, piense si hay más despecho

en lo que yo le digo que en lo que usted ha hecho;

pues sepa que una dama con la espalda desnuda,

sin luto, en una fiesta, puede ser una viuda,

pero no, como tantas, de un difunto señor,

sino, para ella sola; viuda de un gran amor.

Y nuestro amor, recuerdo, fue un amor diferente,

(al menos al principio, ya no, naturalmente).

Usted era el crepúsculo a la orilla del mar,

que, según quien la mire, será hermoso o vulgar.

Usted era la flor que, según quien la corta,

es algo que no muere o algo que no importa.

O acaso ¿cierta noche de amor y de locura,

yo vivía un ensueño… y usted una aventura?

Si, usted juró, cien veces, ser para siempre mía:

yo besaba sus labios, pero no lo creía…

Usted sabe, y perdóneme, que en ese juramento

influye demasiado la dirección del viento.

Por eso no me extraña que ya tenga otro amante,

a quien quizás le jure lo mismo en este instante.

Y como usted, señora, ya aprendió a ser infiel,

a mí, así de repente… me da pena por él.

Sí, es cierto. Alguna noche su puerta estuvo abierta,

y yo, en otra ventana me olvidé de su puerta;

o una tarde de lluvia se iluminó mi vida

mirándome en los ojos de una desconocida;

y también es posible que mi amor indolente

desdeñara su vaso bebiendo en la corriente.

Sin embargo, señora, yo, con sed o sin sed,

nunca pensaba en otra si la besaba a usted.

Perdóneme de nuevo, si le digo estas cosas,

pero ni los rosales dan solamente rosas;

y no digo esto por usted, ni por mí,

sino por los amores que terminan así.

Pero vea, señora, que diferencia había

entre usted que lloraba y yo; que sonreía,

pues nuestro amor concluye con finales diversos:

Usted besando a otro; yo, escribiendo estos versos…

Volver al sumario


7.POEMA DEL SECRETO

Puedo tocar tu mano sin que tiemble la mía,

y no volver el rostro para verte pasar.

Puedo apretar mis labios un día y otro día…

            y no puedo olvidar.

Puedo mirar tus ojos y hablar frívolamente,

casi aburridamente, sobre un tema vulgar.

Puedo decir tu nombre con voz indiferente…

            y no puedo olvidar.

Puedo estar a tu lado como si no estuviera,

y encontrarte cien veces, así como al azar…

Puedo verte con otro, sin suspirar siquiera,

            y no puedo olvidar.

Ya ves: Tú no sospechas este secreto amargo,

más amargo y profundo que el secreto del mar…

Porque puedo dejarte de amar, y sin embargo…

            ¡no te puedo olvidar!

Volver al sumario


8.TE ACORDARÁS UN DÍA

Te acordarás un día de aquel amante extraño

que te besó en la frente para no hacerte daño.

Aquel que iba en la sombra con la mano vacía,

porque te quiso tanto que no te lo decía.

Aquel amante loco que era como un amigo,

y que se fue con otra para soñar contigo.

Te acordarás un día de aquel extraño amante,

profesor de horas lentas, con alma de estudiante.

Aquel hombre lejano que volvió del olvido

sólo para quererte como nadie ha querido.

Aquel que fue ceniza de todas las hogueras,

y te cubrió de rosas, sin que tú lo supieras.

Te acordarás un día del hombre indiferente

que en las tardes de lluvia te besaba en la frente;

viajero silencioso de las noches de estío,

que sembraba en la arena su corazón tardío. 

Te acordarás un día de aquel hombre lejano,

del que más te ha querido, porque te quiso en vano.

Quizás, así, de pronto, te acordarás un día 

de aquel hombre que a veces callaba y sonreía.

Tu rosal preferido se secará en el huerto,

como para decirte que aquel hombre se ha muerto.

Y él andará en la sombra, con su sonrisa triste.

Y únicamente entonces sabrás que lo quisiste.

Volver al sumario


9.CANCIÓN DE LA LLUVIA

Acaso está lloviendo también en tu ventana;

Acaso esté lloviendo calladamente, así.

Y mientras anochece de pronto la mañana,

yo sé que, aunque no quieras, vas a pensar en mí.

Y tendrá un sobresalto tu corazón tranquilo,

sintiendo que despierta tu ternura de ayer.

Y, si estabas cosiendo, se hará un nudo en el hilo,

y aún lloverá en tus ojos, al dejar de llover.

Volver al sumario


10.POEMA DEL POEMA

Quizás pases con otro que te diga el oído

esas frases que nadie como yo te dirá;

y, ahogando para siempre mi amor inadvertido

Te amaré más que nunca… y jamás lo sabrás.

La desolada estrofa, como si fuera un ala,

voló sobre el silencio… Y tu estabas allí:

Allí, en el más oscuro rincón de aquella sala,

estabas tú, escuchando mis versos para ti.

Y tú, la inaccesible mujer de ese poema

que ofrece su perfume pero oculta su flor,

quizás supiste entonces la amargura suprema

de quien ama la vida porque muere de amor.

Y tú, que nada sabes, que tal vez ni recuerdes

aquellos versos tristes y amargos como el mar,

cerraste en un suspiro tus grandes ojos verdes,

los grandes ojos verdes que nunca he de olvidar.

Después, se irguió tu cuerpo como una primavera,

mujer hoy y mañana distante como ayer…

Y vi que te alejabas sin sospechar siquiera

¡qué yo soy aquel hombre… y tú, aquella mujer!

1 Comentario

  1. Gladys Marel Garcia

    Cuantas remembranzas de los años cincuenta como adolescentes, estudiantes soñadores, repitiendo los poemas de Jose Angel Bueza

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te podrían interesar…

Pin It on Pinterest